IMG_1450

El Camino Lebaniego se sube a la nube

Desde la Edad Media, una bula papal que se remonta a 1512 nos permite celebrar periódicamente el Año Santo Lebaniego de Santo Toribio de Liébana, en Cantabria, de forma análoga a la conmemoración del universal Xubileo de Compostela. En efecto, la comarca cántabra de Liébana conmemora el Año Jubilar Lebaniego desde comienzos del siglo XVI, como privilegio concedido por el Santo Padre al tratarse del lugar en el que se conserva el fragmento de mayor tamaño de la Cruz de Cristo, el denominado ‘Lignum Crucis’. Como ya se conoce, solo poseen privilegios históricos similares las ciudades de Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela.

Con base en este referente, que cuenta con mas de cinco siglos de antigüedad, la comarca de Liébana y el Monasterio de Santo Toribio son hoy destinos turísticos que concitan la llegada de numerosos visitantes cada año, atraídos por la experiencia religiosa, cultural y turística de recorrer el Camino de Liébana, ganar el jubileo y sumergirse en la incomparable vivencia de admirar los hermosos paisajes que conforman esta ruta del norte de España.

Este tipo de propuestas de turismo activo gozan de una creciente y bien ganada popularidad, aunque el Camino de Liébana no llegue a las cotas de popularidad internacional de las que goza el vecino Camino de Santiago.

En próximas fechas, el Camino Lebaniego se dispone a estrenar nuevas infraestructuras de tecnologías turísticas y de comunicaciones, gracias a la instalación de un sistema de balizas que permitirá a los peregrinos la conexión a Internet Wi-Fi y la disponibilidad de información y datos en tiempo real respecto de las peculiaridades, historia e incidencias de este legendario Camino de Liébana. De esta forma, los peregrinos podrán permanecer interconectados, compartir sus experiencias personales y comunicarse con mayor facilidad a través de las redes sociales, sistemas de mensajería y otros soportes online.

Además, el nuevo software turístico implementado en esta red brindará también información accesible para personas discapacitadas y conexión inmediata con los servicios de emergencia, para solventar cualquier posible problema con la mínima demora. Estos servicios estarán plenamente operativos a lo largo de los 50 kilómetros de integran el Camino Lebaniego.

A buen seguro que esta nueva tecnología turística ayudará a popularizar aún más el Camino Lebaniego y propiciará la más eficaz distribución turística de un destino que bien merece ocupar un lugar de prioridad en las preferencias de los más devotos amantes del turismo activo, en contacto directo con los espacios naturales, la historia, el patrimonio y las más seculares tradiciones.